Derrame del alma

¿Cómo son las líneas que inteligen el alma? Se escurren hasta el suelo. Mancho mis manos. ¿Cómo se asemeja el rastro en la calle a los sentidos de la naturaleza? Mancho mis manos. ¿Cómo sabré si no queda ahí volcado mi entendimiento? ¿Cómo de cierto es lo real? Mancho mis manos. ¿Y lo imaginado? Cabeciblanca… Leer más Derrame del alma

Anuncio publicitario

La Señorita Martina

La Señorita Martina nunca aprendió a reírse de los berzas. Que no pudieran juntar letras no era motivo para tener carretas —de hojas y libros— y carros. Ella bien lo sabía. Tenía el suyo aparcado en la puerta. Gema Albornoz Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional. Basada… Leer más La Señorita Martina

A la salud de Leonor

«Más quiero mujer estéril que borracha»* Respuesta de Fernando III a la propuesta de los médicos para que Leonor de Portugal bebiese un poco de vino que le ayudara a concebir. Cuide usted de esta mesilla. Se enciende de noche, de día relincha, relincha. Cuide usted de esta caja de cerillas donde atesoro el ámbito… Leer más A la salud de Leonor

Teodoro el Cagancho

Teodoro el Cagancho siempre va haciendo eses, no le importa hacer el camino más largo mientras gasta los mililitros de alcohol por gota que le queden en sangre. En su juventud era un ganadero que pasaba largas temporadas sacando a pastar ganado propio y ajeno. Conocía a cada una por nombre propio, soltaba improperios al… Leer más Teodoro el Cagancho

Querida Jane

Querida Jane, Por un momento me olvidé de responder a la invitación de Elizabeth para hoy. Aún no es tarde para agradecerte el paseo de esas letras hasta mí. Tuve el placer de verlas volar como aquellas águilas que vuelan hasta quemar sus alas contra el sol, únicamente, para caer en el océano y volver… Leer más Querida Jane

Y tampoco es necesario

¿A quién pediré comprensión si yo misma no la alcanzo? Tampoco es necesario. Tampoco es importante identificar la diferencia entre segundo y segundo, si identificar la diferencia, entre segundo y segundo pasa y pasa, pasa y sigue pasando. No puedo exigir a las estrellas que se queden arriba mirando si tienen cosas pendientes que hacer… Leer más Y tampoco es necesario

Escapada en estampida

Al mover la botella de agua frente a mí, una constelación de gotas se han agitado en su movimiento rutinario. La vibración en la mesa ha ayudado a una de ellas a escurrirse tan sigilosamente que creía escaparse del curso normal, ¡ingenua! Todas siguen colocadas en el sitio justo y sólo esperan un movimiento para… Leer más Escapada en estampida