Asomada

Tengo que preguntarte sobre tu temperatura corporal o sobre tu dolor de cabeza, para no mirar por la ventana y ver qué nos depara el día. Acabo asomada, mirando el reflejo de los charcos y las ondas de las gotas que caen —círculos infinitos— desde la rama temblorosa del árbol. Una a una, ellas me… Leer más Asomada