El mosquito

Ya han pasado diez minutos y sigo contando el tiempo en el que has entrado en la habitación. Mis ojos dan las mismas vueltas que tú y no sé por qué estoy algo mareada. Quizás sea porque tú estás acostumbrado al vuelo rápido y supersónico y yo sólo a observar lentamente mi alrededor.

Sentido cardinal del tiempo

Cumplir otro día rozando las horas sin querer dejarlas ir. Deslizarse entre las semanas como lombriz, aireando su hábitat. Removiendo la tierra que te abraza. Mirarla con ojos de grandeza. Eres un grano de polvo en un reloj de arena. Sigues sucediendo justificadamente en un bello desorden del minutero.