Llega septiembre

Te alejas y llega septiembre. Se aleja el cloro y llega septiembre con un olor aún más fuerte. Nadie espera en la parada del cercanías y nada queda lejos. Otro atardecer dorado y llega septiembre como el trigo preparado —en polvo— a ser pan.

Con la primavera detrás

El lirio se abre y cae en su mano. La granada está madura y cae en su mano. Que no lloren los niños sus nocturnidades. Que no lloren los padres sus aflicciones. Que no llore Perséfone, que ya se abren los lirios y maduran las granadas. Que abra los brazos, Perséfone, a la primavera detrás.

Llévame contigo

Creo que morir puedo de amor en esta tarde donde clamo al sol. Tienes versos bramando mi nombre. Eres naturaleza salvaje de mis paisajes. Me angustias con tu silencio de tormentas. ¡Basta de huracanes! ¡Y llévame contigo!