La mujer del cuadro

Soy la deuda contraída entre el sueño que habita y el que convive. No controlo el brillo del tiempo, el plano detalle, ni la aspereza del momento. Soy un rostro de diamante, demoledor mientras desaparece . Soy una mujer desdibujada en un expositor con muchas otras y aparezco en una distancia íntima. Anuncios

Rompiendo su propia marca por Gema Albornoz — Masticadores de Letras

Kathy terminó de rellenar el formulario de inscripción para el Maratón de Boston y lo completó con las iniciales K.Switzer. Aquel mismo día, pagó la tasa de 3 dólares por el costo de la inscripción y tras eso metió los papeles en un sobre, que echaría en el buzón más próximo a su oficina y… Leer más Rompiendo su propia marca por Gema Albornoz — Masticadores de Letras