Poetizar

Huid del ruido escalonado. Levantad la voz quebrada. Provocad a la palabra masticada. Omitid la rabia e incluid vuestro mejor acto del día en un verso que no cojee tras ser pateado. Borrad el espacio y sumad tiempo para el siguiente.