Casualidad

No sé cuántos minutos tengo, quiero sostenerlos en tu ventana. Doy largos paseos rodeando todos los caminos posibles. Podría echar mis manos a la hoguera para avivar tu fuego. Si alguna vez no entiendes algo que digo. Haz el doble de preguntas. Contestaré torpemente el triple. No sé cuántos errores serán. Ojalá diferentes de los… Leer más Casualidad

Latido de paisaje, ciudad o antología

Mientras esperabatambién iba hacia ti.La rama se agitabaabrazando al vientoy la tierra se retorcíaen torno a su eje.El suelo vibraba ylas nubes pasaban,como ahora, como siempre.Parece que no cambian. En las casas, lucesencendidas en algunas ventanas.En otras, alguien fuma un cigarrilloy se despide del gusano de humo.Y en algunas otras, el lienzo del pasado de… Leer más Latido de paisaje, ciudad o antología

Moscas domésticas

Las moscas crean. Las moscas construyen pentágonos en el aire. Los dejan flotantes en la atmósfera. Esperan. Esperan que suenen. Castillos de cinco lados y en cinco direcciones sobre la arena de la nada. Una pirámide pentagonal cuyo faraón tiene ojos rojos y alas cosmopolitamente transparentes.

Sin nombre

Soy una escritora sin nombre. La tira gira, el sol a su alrededor. Mi nombre nace de la tierra, se moja, florece y cae de vuelta como polvo. Y gira, gira. Y baila, baila. Entre las hojas y a sus anchas. Soy sin nombre, mi único cargo es ser aun sin ser dicha.

Las horas

Se acerca la hora negra y no habrá excusa para no abrirle la puerta. Echará del lugar a las horas blancas y amarillas. Rondará alrededor de las azules y rojas. Y si la dorada se aproxima a primera hora de la mañana o de la tarde, cuando el atardecer repose, yacerán en asamblea: la negra… Leer más Las horas

Tus flores

Secar tus flores entre mis páginas. Guardar con ellas los sentimientos y parecer infantil cada vez que las miro y las cuelgo al viento. Jugar a turnos las palabras. Esas que llegaron tarde o que vinieron descalzas. Tus flores secas, secas, entre mis marras.

Verificación en seis pasos de la primera fase del sueño — SALTO AL REVERSO

Pero cuando adormeces sin lágrimas, paces. Sin embargo, no fluyen aisladas las perlas cristalinas. Aunque el cohorte esté alerta a todo tipo de estímulos. No obstante, cabeza y extremidades reposan a la inquietud muscular. Pero continúa la vigilia. Ahora bien, desconectarse del entorno es la entrada a la siguiente fase. a través de Verificación en… Leer más Verificación en seis pasos de la primera fase del sueño — SALTO AL REVERSO

Cántico de cuna

Cántico de cuna traes a los zapatos lumbre y farolillos al desconsuelo. Cántico de cuna vienes cargado de noches esdrújulas, con estrellas agudas y llanas. Cántico de cuna vagas del romance a la ocurrencia, en una vuelta de tuerca. Cántico, cántico de cuna galanteas con el cristal de la persiana bajada, al reflejarte desnuda, clara… Leer más Cántico de cuna