Cántico de cuna

Cántico de cuna traes a los zapatos lumbre y farolillos al desconsuelo. Cántico de cuna vienes cargado de noches esdrújulas, con estrellas agudas y llanas. Cántico de cuna vagas del romance a la ocurrencia, en una vuelta de tuerca. Cántico, cántico de cuna galanteas con el cristal de la persiana bajada, al reflejarte desnuda, clara… Leer más Cántico de cuna

Muro fresco

Porque mientras seca apelmaza lo que queda entre ladrillo y ladrillo. Porque su presente desnudo queda al fresco: raíles de ruedas en la mañana, arrastrados por manos inocentes camino de la instrucción de la madurez.

Otra copa más

A mis amigas Esas noches de viernes, último arrastre de semana: la cabeza colapsada, las calles a solas, oscuras, el olor a levadura fermentadas. Espuma contra la nariz. Estratos señalando los niveles de la tierra. Como si levantar la mano y pedir otra más arreglase la semana.

Derecho a vivir una vida patética — SALTO AL REVERSO

Vive una vida patética. Toma mucho tiempo llegar a la certeza del fracaso, de los descalabros de los sueños y las frustraciones por aquellas cosas que no intentaste; adelantándote al revés. Vive tu patetismo. Cuánto te costaron armar todas las excusas o cómo el tiempo te acorrala cada día. Vive una vida corriente, por muy… Leer más Derecho a vivir una vida patética — SALTO AL REVERSO

La mujer del cuadro

Soy la deuda contraída entre el sueño que habita y el que convive. No controlo el brillo del tiempo, el plano detalle, ni la aspereza del momento. Soy un rostro de diamante, demoledor mientras desaparece . Soy una mujer desdibujada en un expositor con muchas otras y aparezco en una distancia íntima.