Del plagio al dicho

Siempre tuve pavor
de decir
lo que ya dije.
Al final, me acabo
plagiando a mí misma,
sin rencores, contradiciendo
lo volcado sobre papel.
Como si sólo doblar
un papel fuese suficiente
para dividir el discurso
por la mitad. ¿Poseerá así
lo dicho menos peso?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s