En medio del campo

El sendero arrastra
a los galgos el polvo
se levanta a su paso.
Un par de caminantes
cruzan límites
entre la llegada y otro sendero.
Medallones verdes
a los lados,
guardianes del cruce y
del cambio de ruta.
Los troncos secos borrarán
las huellas. Los galgos han
de cruzar. Los caminantes
han de cruzar. Los senderos
cambian. Se rompe el silencio
a ladridos cuando uno de ellos
ladra llamando a quien
sostiene su destino y su cuello
la correa. El que camina
libre, calla y se desvía generoso.
Cede el paso. Todos han de cruzar.
Todos cruzan.