Aguar algunas manchas

Los ocho minutos para no quitar la vista
del reloj y sus manecillas coincidentes
al norte de tu horizonte. Son los mismos
de los necesitados por tu lavadora para terminar.
Los ocho minutos de más que estuviste dando vueltas
en la cama, ignorando el despertador. O los ocho en los que miraste
por la ventana buscando el tejado y su gata.
Los ocho minutos en los que todo queda en silencio
y tu salida purificadora. O los ocho en los que te perdiste
las revelaciones del sur, cuando toca la punta de tus pies.
Los ocho minutos de sonrisas mojadas y lágrimas blanqueantes.
La lavadora anuncia el fin, pudiendo aguar algunas
de esas manchas, sólo te lavó la ropa.

Gema Albornoz
Licencia Creative Commons
Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com.