Salidificación

El molinillo arrastra el agua pero no las piedras.
Ellas ruedan solas
con la ayuda del viento.
El viento cambia
sus residencias
y mezclan los pasos
de unos
con otros.
Diluyendo las más débiles
en el fondo.
Elevando las más fuertes.
No faltan depósitos
a su encuentro
con el mar.
Salidificándose al contacto.
Licencia Creative Commons
Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com.

3 comentarios sobre “Salidificación

Los comentarios están cerrados.