El mar de la playa que habitas

Si el mar guardase al ocaso, sería ámbar y dulce como la miel. Podrías, entonces, cubrirte a la sombra del fuego, rozar la llama, lamer la piel salina de la luna. Variar el nivel del mar, desplazar las dorsales oceánicas y plegar su fosa un poco más. Si al chocar, una de sus olas, con… Leer más El mar de la playa que habitas

Anuncio publicitario

Ola rodada

Aquel canto del borde siempre recibe el estruendo del agua. Se aleja por su abrazo y nadie marca una frontera fantasma borrada, tan sutilmente. Gema Albornoz Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional. Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com.