Un día en partes

Suenan las campanas en la torre
y son las dos. Faltan tres horas
para encontrarme con un verso
de ti. Una línea que me lleve a
un ahora, que no es hoy. Hablo
de dos horas atrás como si una
eternidad hubiese pasado. Miro
en los bolsillos y no tengo nada,
excepto las imágenes que sueño
y no conozco. El día sigue ocupado
con su cercanía, aquí. Y yo con mi afán
de estirarlo un poco más lejos.

2 comentarios sobre “Un día en partes

Los comentarios están cerrados.