RECUERDO DE LO QUE SOY

A mis sobrinos y sobrinas

Una pequeña cicatriz nos hermana.
En vuestros ojos se hallan todas las
llaves del laberinto de mi propio iris.
Y son de seguridad y sin candado.

Cada noche una luciérnaga reposa
en la punta de vuestra nariz para
llevarse la luz.
Y cada mañana un río de preguntas
fluye hacia el mar de vuestras bocas.
A veces, en marea baja me resisto,
otras, en marea alta me dejo llevar.

El color y la forma de vuestros cabellos
se me enreda en las manos. Enhilo una
madeja que siempre acaba fromando
un tapiz familiar de una foto antigua.

Una foto vieja de ese álbum que no abría,
se abre de par en par, al miraros:
recuerdo de lo que soy.
Agasajo de manos: cúmulos, cirros, estratos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s