Un poema para los hijos de tus hijos

Cuenta cada uno de los instantes
que sumarán tu eternidad.

Suma cada uno de los segundos
que goteen de tu reloj.

Gotea cada una de las agujas
que señalan tu horizonte.

Señala cada uno de los días
agujas segundos instantes
que al contar sumar gotear y
señalar hablen de ti
y sólo de ti.