El mundo en la calle

Detrás de una pantalla
los adolescentes reflejan
sus risas arrodilladas.
Algún banco vacío
y algún rebate completo.
Unos niños patean con fuerza
el balón que golpea contra un banco,
esquivando la pared.
Una madre y su hijo debaten
sobre el culpable del enfado
del menor. Una bici en el suelo
y un pequeño ciclista de pelo
rizado los mira desconsolado.
Un abuelo mece un carro de bebé,
se asegura de extender la mano
para acariciarlo. Una señora de
naranja carga dos bolsas verdes,
es día de mercado. El grupo de niños
se acorrala en el portal alrededor
de un mecanismo que miran y tocan
a conciencia. En la puerta de un comercio
el tendero. En la puerta de otro entran dos.
Una calle cortada, una cuesta cerrada.
Un río de agua y mugre por la acera,
un hedor que sube arriba y escala.
El reflejo de un móvil me distrae,
en este caso, es el mío que vibra.