Y miro y veo: tú

Me arrodillé
y rogué pidiendo paz
ante la imagen de un dios
al que nunca vi ante mí.
Corrí circularmente
como el agua de un desagüe
cuando se va, pero el camino
continuaba por tuberías laberínticas,
arquetas y cañerías. Recogí mis propios
trozos del suelo —pizca a pizca— para
salir a flote y nunca —jamás— esperé
el permiso de unos ojos. Ahora —tú— no
me arrodillo, ni ruego, ni corro, ni huyo;
—tú— sigo recogiendo mis pedazos, pero te busco.
Busco unos ojos: los tuyos, por todas partes. Tú.
El silencio —tú— me sostiene hasta ese efímero rastro
hasta ellos. Y miro. Y veo. Y te miro. Y te veo.

Gema Albornoz


Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s