La vida del triste

He sido testigo de la vida del triste

y de cómo la tragedia se ha casado con él.

Ambos se plantaron como ovejas blancas en el altar y ninguno tuvo impulso de balar.

He asistido a ese enlace bramando para convertirme en parecido igual.

En el banquete había mucho por repartir y si alguien pudiera siempre recibiría más.

Porque la piedad y el miedo son inagotables

si se reparten entre los espectadores que,

de espaldas al sol, balitan para exorcizarse de aquejarse del mismo mal.

Gema Albornoz


Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s