Frente a la bañera

El agua no tiene pulse firme, besa el nácar y se deshace con él. En cambio, yo he negado a dios y si me alcanza la lluvia no salto endemoniada, no huyo de su abrazo hasta arder. Me siento sobre la sábana transparente y mis dos perlas chocolate se balancean infinitamente, hasta encontrar el temblor… Leer más Frente a la bañera