El gato del jardín

El gato en el jardín
se regodea atravesando el rosal.
Ajeno a espinas y pétalos arrolla su cuerpo
como un bicho bola, una cochinilla que busca
los lugares de sombra, los más oscuros y húmedos.
El felino puede respirar aunque sus garras no están
en contacto con la humedad y no tengan siete pares
de patas. Conoce bien el arte de vivir por siete.
Una nube blanca y otra negra cayeron sobre él
cuando nació. Ahora camina bautizado de polvo
atmosférico. No se observa a simple vista, pero
el ocaso lo vigila y cuenta sus horas entre las flores,
hasta volver a aparecer. Por si le lleva a la luna
una rosa y la conquista con un par de juegos
de ronroneos y pilla-pilla.

2 comentarios sobre “El gato del jardín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s