En otra vida

Te conozco. Paseas por las mismas sendas. Recorres surcos con tus manos para dividir el horizonte. Observas cómo antes de florecer la semilla rompe y surge la vida entre la tierra. La lucha rehuye del abrazo, pero anhela cada atardecer mucho más allá de tus ojos.