Una imagen del tesón

Cuando traces las nubes
con un soplo y coloques
el horizonte al centro
de la carretera por la
que te dirijas a todos tus
destinos. Cuando tu única carga
sea buscar la distancia entre los
árboles. Y se apaguen todas las luces
a tu paso, como si de una casualidad
se tratase. Entonces, considera que
el destino, o la causalidad, te empuja
a hacer algo, justo eso, que estás pensando.

5 comentarios sobre “Una imagen del tesón

Los comentarios están cerrados.