La luna en la charca

Una lluvia de luciérnagas
cayó sobre el lago
pintándolo de verde.
Desde aquel día,
todo el valle mira
nuevos brillos y
hacia horizontes más lejanos.
Aquel fulgor dejó desnuda a la luna.
Desde entonces,
es ella quien baja
a bañarse en el agua.

¡Ay, zambullir de plata!
¡Ay, salpicar de llama!

3 comentarios sobre “La luna en la charca

Los comentarios están cerrados.