Mirada platónica

Oh, vida inmarcesible.
Tú, pertenencia
del perfil al amanecer.
Tú, serendipia
del sol al alba.
Desorden del alma ausente.
Oh, vida inmarcesible.
Balada amarilla
e incendio de la ciudad
sin sueño ni verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s