La química del abrazo

El anillo aromático sustituye
a cualquier función oxigenada.
Nombar al éter y a la sencillez.
Localizar el compuesto que fija el ciclo.
Modificar la estructura de la fórmula.
En todas de predice su resolución:
la esencia fluye de átomo a átomo.
Su equilibrio es directamente proporcional al deseo en tus ojos
y equivalente a la calma que nos habita.

2 comentarios sobre “La química del abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s