La química del abrazo

El anillo aromático sustituye
a cualquier función oxigenada.
Nombar al éter y a la sencillez.
Localizar el compuesto que fija el ciclo.
Modificar la estructura de la fórmula.
En todas se predice su resolución:
la esencia fluye de átomo a átomo.
Su equilibrio es directamente proporcional al deseo en tus ojos
y equivalente a la calma que nos habita.

2 comentarios sobre “La química del abrazo

Los comentarios están cerrados.