Mientras un minuto pase

Mientras un minuto pase
hay cambio posible.
Agárrate a las manijas del tiempo
cuando se detengan, pues entonces
no habrá contingencia.
A la hora de las estrellas saldremos
desnudos a los balcones
enseñando las manos. Dibujarán
ventanas con vistas a las almas vecinas.
Patios floridos y atrios cubiertos de mil
mariposas o abejas bailando
por azahares. La montaña aprovisionará
del agua más fresca el valle y el río no
dejará de fluir. Mientras un minuto pase,
hay cambio posible. Agárrate a las manijas.