Tus flores

Secar tus flores entre mis páginas. Guardar con ellas los sentimientos y parecer infantil cada vez que las miro y las cuelgo al viento. Jugar a turnos las palabras. Esas que llegaron tarde o que vinieron descalzas. Tus flores secas, secas, entre mis marras.

Paseo

Los jugos de otoño por el suelo. Un tapiz ocre, glauco y dorado sobre el que detener los ojos y el paso del tiempo. Delimitar figuras aceitunadas en el mientras tanto. Divagar en el bostezo de un tiempo irrefrenable ante los ojos de quien no se asombra de mirar al suelo mientras camina.

Otoño

Vienes y tocas besos en cada hoja tentada al viento. Llegas con una historia en cada banco, donde nadie espera y del que todos hablan. Vienes. Llegas. Cargas los rostros ocultos del mañana que no llegó y que conserva el ayer.