Tras la albahaca

Un camino entre el bosque
y diez mil pasos al día
¿serán suficientes para encontrarnos?
Si ese fuese el caso, olvida
las promesas. ¿Qué harás cargando
con ellas mientras tanto?
Sin el bálsamo de verte,
cualquier cosa requiere demasiadas
zancadas. Veo las sombras de otros
entes, continúo y atravieso esmeralda
o pino, en busca del trébol y el helecho.
Me digo caminar un poco más
por si hoy flotas tumbada
entre la espuma de mar.

2 comentarios sobre “Tras la albahaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s