Sin nombre

Soy una escritora sin nombre. La tira gira, el sol a su alrededor. Mi nombre nace de la tierra, se moja, florece y cae de vuelta como polvo. Y gira, gira. Y baila, baila. Entre las hojas y a sus anchas. Soy sin nombre, mi único cargo es ser aun sin ser dicha.

Palabras en el parque

Las palabras juegan a la pelota. Corren como niños en el parque. Algunas llevan piruletas, otras saltamontes chirriantes. Muchas otras alas de mariposa y las demás una flor a retales. Los días de lluvia saltan saltimbanquis en charcos. Los días de sol corren corrincharquis en bancos. En otoño y primavera verbenas de hojas verdes, amarillas… Leer más Palabras en el parque

Anuncio publicitario

Las horas

Se acerca la hora negra y no habrá excusa para no abrirle la puerta. Echará del lugar a las horas blancas y amarillas. Rondará alrededor de las azules y rojas. Y si la dorada se aproxima a primera hora de la mañana o de la tarde, cuando el atardecer repose, yacerán en asamblea: la negra… Leer más Las horas

Tus flores

Secar tus flores entre mis páginas. Guardar con ellas los sentimientos y parecer infantil cada vez que las miro y las cuelgo al viento. Jugar a turnos las palabras. Esas que llegaron tarde o que vinieron descalzas. Tus flores secas, secas, entre mis marras.

Los palomos

El palomo se pica y se acicala. Arranca la pluma vieja y la deja caer en la ventana. La paloma se puja y se acerca. Le pica un poco en el buche y olisquea lo digerido. Le pica un poco en la cabeza y arranca la pluma primera. Le pica un poco en la cola… Leer más Los palomos

Errores honestos

Hacer los errores complicados para comenzar de nuevo. Lo que quise decir es que no se supone un acierto a la primera, ni una venta del alma por cada esperanza. Ni siquiera, ansiar cualquier trono, sin coste alguno. El error honesto puede ser peligroso o amenaza o afortunado o venturoso. ¿Hacia dónde mirará el desatino… Leer más Errores honestos