Manos llenas de pintura, Angelitas

«Un mundo». Ángeles Santos. Fecha: 1929 (Valladolid) Óleo sobre lienzo. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

El cubo de Angelitas
termina siendo una espiral.
Pincel en mano trazó lo conocido
y lo que no se logrará olvidar.
Quien tome lumbre
que la pase en relevo
y se reflejará a un tercio del infierno.
Al borde, al borde, al borde.
A un tercio del infierno.
Otros se encargarán de repartir
las nubes, las campanadas;
las travesías, las estancias;
la cosecha, la siembra;
las hojas verdes, las hojas secas;
las casas cerradas, las ventanas abiertas;
los portales, las alcobas;
los juegos amistosos, los torneos de infancia.
Nace el tren
donde crece la planta.
Dará tanto giros
como manos llenas de pintura,
Angelitas, hasta su última vuelta.