La beta de mi nudo

¿Acaso no puedo decir que soy madre?
¿Acaso no puedo llamarme Helena si lo deseo?
¿Acaso no puedo ser un pie?
¿Acaso no puedo nombrarme madre
si cuido, duermo, hablo y entreno cada
día desde la vida y desde el morir?
¿Acaso no puedo tocar el miedo y temblar?
¿Acaso no puedo ver el dolor y sufrir?
¿Acaso no puedo ver esa línea que ya dejó
mi madre, asirla del suelo y acompañar los
pasos que resista? ¿Acaso no puedo caerme?
¿Acaso no puedo incorporarme? ¿Acaso no puedo
ser rosa sin estípula, ni madera nueva, si la
beta de mi nudo llega a la raíz y hasta ahí
llega mi mano? ¿Acaso sabe un pie de amor?
¿Acaso lo sabe una madre?

2 comentarios sobre “La beta de mi nudo

Los comentarios están cerrados.