Heridas afanosas

Buscar las grietas
causadas por el cauce de un río
que sólo es temporal.
Tocar la superficie,
masajeando la zona.
Como si tus yemas las recompusieran.
Como si tus yemas no disfrutaran
de ese flagelo
que dejó marcado el camino
entre tus más dificultosas zonas.
Haciéndose paso
ante nada
y ante todo.
Dejar que las hendiduras
se satisfagan
contigo.
Alcanzan su orgasmo.
Deleitándose
mientras las sientes.
Sintiéndote
mientras las rozas,
las buscas
y las tocas.
Inclinas la cabeza
buscándolas,
desesperadamente.

Gema Albornoz

Copyrighted.com Registered & Protected HPZ7-4HQH-LII2-EC1E
Licencia Creative Commons
Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com/.

Anuncios

4 comentarios sobre “Heridas afanosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s