El reptil del Albaicín 

  Bajó los dos escalones de la casa. Dos caracoles curvados de forja sostenían un tejadillo marrón que ahora cubría su cabeza. Sebastián miró hacia arriba para asegurarse de que no necesitaría paraguas antes de dar un paso más. Poco después, puso su pie izquierdo en el extraño rebate amurallado que protegía la puerta principal… Leer más El reptil del Albaicín 

Anuncio publicitario