Aunque nada congenie

Vivir en alguna parte entre ese segundo donde romper la línea del destino, tus genes o tu piel —envolviéndote como serpiente rastrera sibilante— y tu hipocentro dominador —dueño perturbador de pasos. Caminar hacia algún rincón de una habitación entre la paciencia más infinita y un puente con baldosas desgastadas —a punto de resquebrajarse en un… Leer más Aunque nada congenie

Anuncio publicitario