Asomada

Tengo que preguntarte sobre tu temperatura corporal o sobre tu dolor de cabeza, para no mirar por la ventana y ver qué nos depara el día. Acabo asomada, mirando el reflejo de los charcos y las ondas de las gotas que caen —círculos infinitos— desde la rama temblorosa del árbol. Una a una, ellas me… Leer más Asomada

Lluvia que enciende una mecha mágica

Llueve. Cada gota me cuenta una historia diferente. Vienen de procedencias distintas. Tienen anatomía dispareja. Se alargan y se individualizan dirigiéndose a mi persona. Giro el ángulo sonriéndoles para recibirlas. Llueve. Vienen narrándome de esos lugares lejanos donde el mar se levanta —todo lo que puede— para rozarlas. Vienen confesándome de quienes buscándose no han… Leer más Lluvia que enciende una mecha mágica