Manos llenas de pintura, Angelitas

El cubo de Angelitas termina siendo una espiral. Pincel en mano trazó lo conocido y lo que no se logrará olvidar. Quien tome lumbre que la pase en relevo y se reflejará a un tercio del infierno. Al borde, al borde, al borde. A un tercio del infierno. Otros se encargarán de repartir las nubes,… Leer más Manos llenas de pintura, Angelitas

Anuncio publicitario

Puede ser

Puede ser que una nube molecular sea divisada —a simple vista— allá donde estés y mantenga cualquiera de sus dos colores. Puede ser que las masas saladas de agua también se encuentren en Marte. Puede ser que no sepa hasta dónde bajar la persiana para que entre la fresca y no la flema de la… Leer más Puede ser

Control al regidor

«Aguilar entre los 26 pueblos que tendrán cámaras de seguridad inteligentes» Miércoles, 25/07/2018 Control al regidor. No hay monedas por aquí, no hay monedas por allá. Circulen por la izquierda, pasen despacio por allá. Juegan al balón las damiselas, a los dragones las princesas, los príncipes son rositas y las rositas son cometas. No hablemos… Leer más Control al regidor

Derrame del alma

¿Cómo son las líneas que inteligen el alma? Se escurren hasta el suelo. Mancho mis manos. ¿Cómo se asemeja el rastro en la calle a los sentidos de la naturaleza? Mancho mis manos. ¿Cómo sabré si no queda ahí volcado mi entendimiento? ¿Cómo de cierto es lo real? Mancho mis manos. ¿Y lo imaginado? Cabeciblanca… Leer más Derrame del alma

La Señorita Martina

La Señorita Martina nunca aprendió a reírse de los berzas. Que no pudieran juntar letras no era motivo para tener carretas —de hojas y libros— y carros. Ella bien lo sabía. Tenía el suyo aparcado en la puerta. Gema Albornoz Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional. Basada… Leer más La Señorita Martina

A la salud de Leonor

«Más quiero mujer estéril que borracha»* Respuesta de Fernando III a la propuesta de los médicos para que Leonor de Portugal bebiese un poco de vino que le ayudara a concebir. Cuide usted de esta mesilla. Se enciende de noche, de día relincha, relincha. Cuide usted de esta caja de cerillas donde atesoro el ámbito… Leer más A la salud de Leonor

Y tampoco es necesario

¿A quién pediré comprensión si yo misma no la alcanzo? Tampoco es necesario. Tampoco es importante identificar la diferencia entre segundo y segundo, si identificar la diferencia, entre segundo y segundo pasa y pasa, pasa y sigue pasando. No puedo exigir a las estrellas que se queden arriba mirando si tienen cosas pendientes que hacer… Leer más Y tampoco es necesario