El día del enlace

Revelan los pormenores de un amor
diestro en circular por la carretera
prevista. No hay esfuerzo agotador
para colgar guirnaldas floridas
o la suerte a las puertas del altar.
El principio permanece en el anular
circunspecto que rueda inadvertido.
Regresar a las puertas tras la ceremonia,
reposando la responsabilidad
de su gracia circunstancial.