Turno

Prométeme que el tiempo

no añadirá pasos entre tú

y yo, dijiste. Como si no

supieses cuánto pesa el

dolor que no se rumia,

la coronada espera

o los pasos que no se dan.

Como si no supieses que no

es el tiempo quien lo provoca,

sino quien juega con los

minutos, apostándolos tras

una mano. Antes de que acabe

la primera vuelta. Antes de que

hagas la apuesta más alta jamás y

seas la próxima vez de alguien más.