Tiempo dulce

He contado las horas con granos de azúcar. Han sido absorbidos por el vacío bajo el embudo. Al desaparecer se han amontonado como materia incontable, al igual que el tiempo. Aunque mucho más dulces en cualquier palma.