Atención integral del perro

Despertó
y el cielo estaba nublado.
Abrió los ojos
y regaló motivos al sol
para salir.

El gris cayó al suelo,
se arrodilló para ser sombra.
Una sombra. Cualquier sombra.

Vigiló a quien se quedó sobre sus ruinas,
reinándolas.
Tomó su corona.

Atraía las lágrimas
a su lomo.

Revolucionaron sus ojos,
el reto,
ante ese bombardeo incesante.

Fue razón, causa y fundamento
para añadir puntos de inicio
e instaurar el azul
donde antes no tuvo cabida
—bajo una manta corporal.

Un azul que tintó el gris,
despegó las lágrimas
y frenó su guerra.

Un azul que llevaba en sus pezuñas,
aunque sus almohadillas fuesen casi negras,
que expandía al mover su cola.

Gema Albornoz

Licencia Creative Commons
Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com/.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s