Rasguña el contacto

Cambio de aire a tierra. Esta vez se inicia una onda —punzante e iracunda. Un viento austral —agresivo e irrefrenable— levanta un remolino de arena en el abismo de mi estómago, en la zona jamás insondable. Ni siquiera por larvas, mariposas o polillas —habitantes más longevos de la comarca. Sopla desde el sur removiendo y… Leer más Rasguña el contacto

Anuncio publicitario