No hagáis del amor una cadena

Ahora no notaréis la lluvia,

porque cada uno será refugio del otro.

porque cada uno dará calor al otro.

Ahora no tendréis frío,

ahora no habrá más soledad que vosotros,

porque cada uno hará compañía al otro.

Ahora sois dos cuerpos,

pero no hay más que una vida ante vosotros.

Ahora comienza un libro en blanco,

con miles de páginas por completar.

Amaos el uno al otro,

pero no hagáis del amor una cadena.

Que sea, mejor, un mar moviéndose

entre las orillas de vuestras almas. *

Los ayeres del amor como querencia de quereles.

La querencia de quereles fue quererte,

mientras tú bailabas tranquila,

mi mundo se hizo verde.

Verde que te quiero verde.

El pasado se fue

y vino el verde a pintar.

Verde que te quiero verde.

Verde por las esquinas,

verde por las hechuras,

verde por el sentido

y verde por las molduras.

El amor no es cadena

ni es quebranto

Tengo tantos quisequererte

que se marcharon de lado.

El amor no se cose, se enhebra

desde la raíz a la tela.

Con punto chico y remolón

por si viene un día

el aire que deshenebró.

*Poema del 23 de octubre 2004 . Desde entonces, ha cambiado cómo soy y cómo miro el amor.