Late el corazón

Late el corazón
y baila en la garganta.
Traga algunas palabras
que se bañan desnudas.
Late un ojalá
y los gemidos florecen
al ladito del río.
Tumbados al sol
para no coger frío.
Venga lluvia o viento,
reciben las respuestas
de la mano de la sombra
del efímero arrebol.
Se anudan las hojas
al tronco del girasol.
Late el corazón
y baila en la cabeza
palabras etéreas y nubes
de la elocuencia.

2 comentarios sobre “Late el corazón

Los comentarios están cerrados.