Sentido cardinal del tiempo

Cumplir otro día
rozando las horas
sin querer dejarlas ir.

Deslizarse entre las semanas
como lombriz, aireando su hábitat.

Removiendo la tierra que te abraza.

Mirarla con ojos de grandeza.

Eres un grano de polvo
en un reloj de arena.

Sigues sucediendo justificadamente
en un bello desorden
del minutero.