El frigorífico

«Aquí
en este inmenso hospital psiquiátrico
la locura».
«Ni cobardes ni caníbales» Rafael Calero

 

La ráfaga de aire que ha entrado por la ventana ha despegado, otra vez, el imán del frigorífico. Se ha caído y se ha roto, nuevamente. Tiene más de una cicatriz y en todas ellas su cura ha sido una hilera de pegamento hasta secar.
Cada uno de los imanes de cerámica tiene un nombre y un recuerdo, podría haber sido un lugar al que fui o el que nunca pisé. Cada uno sigue cumpliendo su misión al sostener esa puerta. Esa que me recibe con un golpe frío.
El frío siempre me recuerda a cuando más frío he tenido. Siempre me lleva a un hospital. Nunca he estado en un psiquiátrico. La palabra locura es tan cercana que cualquiera podría encontrarla al abrir el frigorífico.

Gema Albornoz.


Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s