Desde su ventana

Alguien me despierta sin tocar mi hombro.

¿Dónde iré? Si mis pies me piden avanzar
un poco más, un poco más. ¿Dónde iré?

Me sonríen desde la ventana y niegan
mis senderos. Mi espera no cuenta con tanto
tiempo como la suya, desde su ventana. El
cristal deforma todo lo que ve. Desde aquí observo
a un gigante de cabeza diminuta. No puede ser. Continúo.

¿Dónde iré? Sigo el ritmo de mis pies. ¿Dónde iré?

Gema Albornoz


Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com.