Mudar de piel

¿Hasta dónde se arrastra la pena?
Una congoja no puede llegar muy lejos.
Vino como la vida, sin saber cuándo se iría,
cae sobre ella despachurrándola.
La serpiente muda de piel dejándola
atrás. Aunque deba frotarse contra lo
más áspero del suelo. Observa sus ojos,
distinguirás el opaco fondo, en ambas.

Gema Albornoz


Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com.

Anuncios

5 comentarios sobre “Mudar de piel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s