Una mañana de lunes

La pared se abre
cuando corres la cortina,
por la mañana.
El pájaro cantaor
se posa en tu lengua.
Dejando ahí,
las huellas jondas
de quien guarda su esencia
en gotas alcalinas de purpurina
—flotantes—
que no se agotan.
Dejan la atmósfera
manchada de litio.
El suelo se impregna
de su sal
y tu energía se dispersa
en la superficie.

Gema Albornoz

Copyrighted.com Registered & Protected ZBON-QWQW-NYEA-WTIE
Licencia Creative Commons
Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com/.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s