En el Principio

En el Principio, era el cerebro.

Páramo habitable que quería contar

una historia escrita hasta cierta parte.

“Ven tras de mí”, decía el Placer.

Entre el sueño nocturno y la contemplación

se escabullía el genio del impulso.

“No perdamos más el tiempo”, decía la Realidad, contrapesando extremo de la balanza

con propia experiencia personal.

Más allá del Principio, la noche se repite

y con ella venera el juego libertador del deseo.

Dibuja un tablero de ajedrez en la mente y tras eso, derrama su gracia sobre él para que todas las piezas caigan.

2 comentarios sobre “En el Principio

Los comentarios están cerrados.